Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Playboy Mommy’ Category

Hace más de seis meses que no daba señales de vida y creo que si miran la entrada anterior a esta comprenderán el motivo. Sí, lo sé, no es del todo excusa pero ahí lo tienen… Soy madre, qué cosas.

Un bebé de dos meses y medio ocupa casi cada minuto de mi tiempo. Día y noche. Por mucho que los que ya son padres te adviertan de la que te espera nunca puedes hacerte una idea de lo que es hasta que llegas a casa del hospital con esa cosita indefensa sin saber muy bien qué hacer con ella. Por mucho que leas, por mucho que te informes, por mucho que te expliquen… eres madre pero no tienes ni puñetera idea de qué se supone que se espera de ti. Así qué improvisas, sigues tu instinto y procuras que no le falte alimento ni cariño, que duerma de vez en cuando y no tardas en cambiarla cuando se ensucia. Y así, muerta de sueño y de cansancio, vas tirando y lidiando con lo que se presente.

20130620-121248.jpg

Por lo que se ve no lo estamos haciendo del todo mal porque la peque crece y nos sonríe. Pero seguimos sin tener ni idea, hacemos lo que buenamente nos parece mejor. No hay manuales infalibles para estos casos, me temo.

Tampoco con lo que te cuentan sobre cómo “te cambia la vida” y pasa a ser tu prioridad número uno puedes llegar a hacerte una idea. Todo lo que te dicen multiplícalo por 10. Y te quedas muy muy corto.

Nunca me han entusiasmado los bebés. Nunca había cogido en brazos a ninguno, no me hacía especial ilusión como a otra gente. Por eso no tenía muy claro hasta hace poco si quería tener hijos. Pero ¿cómo iba a perderme tamaña aventura? ¿Cómo iba a renunciar a experimentar algo tan grandioso? Me gustan los niños, pero cuando ya son lo suficientemente grandes como para interactuar y jugar y entender lo que les dices. Nunca había cogido a un bebé. No sabía qué pasaría cuando el bebé fuera el mío, si sabría hacer lo necesario, si sería buena madre. Lo que no imaginaba siquiera es que toda la vida me haré esa pregunta.

Cuando me pusieron encima a esa cosa resbaladiza por la que llevábamos esperando tantos meses, que se movía convulsa y empezaba a llorar porque la había hecho salir de su mundo seguro y feliz sentí muchas cosas intensas, pero no amor instantáneo. Nunca he sido tampoco de enamorarme a primera vista, a mí se me enamora poco a poco. Y ella me tiene ya completamente enamorada, un amor tan grande e incondicional que nunca me creí capaz de sentir, pero ha ocurrido cuando nos hemos ido conociendo. Antes de llegar a interactuar demasiado conmigo ya era el amor de mi vida y el bebé más adorable del universo. Y ese amor, que crece y se expande y lo impregna todo y rebota hacia su padre cuando los veo juntos, no se parece a ningún otro que ni siquiera pudiera imaginar.

Así que inauguro nuevas etiquetas y nueva categoría en el blog y cuando la princesa me deje un minuto libre o cuando, como ahora, duerma pacíficamente encima de mí, intentaré explicar mis nuevas experiencias en esta aventura a la que nos hemos tirado de cabeza y sin red salvavidas.

Read Full Post »